jueves, 7 de abril de 2011

8 intentos de Récord Guinness que fallaron cómicamente.



Todos conocen ese libro por el que todo el mundo muere por aparecer pero que en realidad no les sirve de nada. Si señores, estoy hablando del libro de los Record Guinness, ese libro en el que podés encontrar desde el sitio web más caro hasta la niña con más dedos. Si alguna vez tuviste la oportunidad de leerlo, te habrás dado cuenta de que hay demasiados records sin sentido. Si nunca lo leíste, acá te dejo el link de la versión online de Guinness.

Como en este post, lo que hice fue traducir y adaptar el artículo del sitio de humor yankee Cracked. Esa web es una de las mejores en la red en la categoría de humor, en la cual se escribe con un sarcasmo muy exagerado (lo cual la hace extremadamente simpática). El título del artículo original es: "8 Guinness World Record Attempts That Failed (Hilariously)"



Se intentó, y se falló en:



#8 Romper cocos


Objetivo:

Romper una hilera de cocos lo más rápido posible usando solo las manos, probando de una vez por todas el dominio del hombre sobre la naturaleza.

Lo que falló:

Imagínate si romper cocos fuero tu objetivo último en la vida. Practicar largas y duras horas, calcular el punto ideal en el cual golpear el coco para lograr la máxima destrucción, encontrar alguien a quien realmente le importe tu hobby... Estos son los grandes problemas que un rompedor de cocos enfrenta en la vida.


Ahora imagínate la emoción cuando llega el gran día, cuando finalmente tenes la posibilidad de unirte al grupo de famosos destructores de frutas y verduras que el libro Guinness a creado.

Así que invitas a todos tus amigos y familiares a mirar, tenes las cámaras enfrente tuyo para grabar tu triunfo, pones en fila muchos, muchos cocos, y... (recomiendo ver el vídeo antes de seguir leyendo).


...y mientras te las arreglaste para romper ambos, tu espíritu y tu mano, no rompes ni un solo coco.

Lección aprendida:

Todos sabemos que los cocos no son gratis, pero si tratas de romper un récord de ese tipo, probablemente sea buena idea, ya sabes, practicar antes. Y no practicar en, digamos, sandías podridas o berenjenas. Inténtalo con un par de cocos de verdad y calienta un poco antes de que lleguen las cámaras. Te lo agradecerás luego.



#7 Hacer Sándwiches


Objetivo:

Hacer el sándwich más grande alguna vez creado, probando que son los mejores malgastando comida.

Lo que falló:

El récord a vencer era 1378 metros, establecido por un grupo de italianos. Para superar eso, una asociación de mujeres de Irán contrato más de 1000 cocineros con el objetivo de crear un sándwich de 1500 metros de largo. Incluso con todas esas personas trabajando, hacer el sándwich fue un proceso que llevo horas.


El evento trajo un buen público, ya que mirar gente hacer sándwiches largos es uno de los pasatiempos más populares de Irán. ¿Sabes lo que le pasa a la gente cuando esta trabajando, o cuando esta parada en una muchedumbre por horas? Les llega el hambre.

Marcando otro buen argumento de porque no deberías dejar que los extraños miren tu intento de romper un récord, la multitud logro hacerse paso a través de los cocineros y empezó a comer el sándwich antes de que se pudiera verificar su longitud para el récord.


Lección aprendida:

Si invitas una gran multitud a un evento de largas horas, cuyo éxito depende de no comer, quizás sea buena idea ofrecer unos bocadillos.



#6 Caminar en fuego


Objetivo:

Lograr que la mayor cantidad de personas posibles caminen por una pila de carbón caliente, demostrando el poder que tiene una multitud, para hacer que uno haga algo estúpido.

Lo que falló:

Sorprendentemente, de las 341 personas que se animaron a formar parte del intento de romper el récord, la mayoría no sabía que estaba haciendo. A pesar de supervisón y entrenamiento estrictos, 28 personas terminaron siendo tratadas por quemaduras y 11 tuvieron que ser llevados al hospital.


El evento estaba diseñado para recaudar fondos para el servicio de ambulancias de Nueva Zelanda, y en ese sentido fue todo un éxito. Recaudaron 1000 dolares para la causa. Eso es, fue un éxito hasta que se tubo que pagar más de esa cantidad para tratar todas las heridas. Al menos un número de doctores estaban a disposición para ver el evento, así que la ayuda llego rápido, aunque algo me dice que los doctores trataron a sus pacientes de una manera mas sarcástica y amargada que lo general.


"Según esta placa nos sos retardado. Espera, esto no puede estar bien"

Lección aprendida:

Si vas a hacer algo para recaudar fondo para servicios medico, evita realizar un evento que inevitablemente involucre horribles quemaduras.



#5 Pitufear


Objetivo:

Juntar la mayor cantidad de personas posible pintadas y vestidas como pitufos, probando que... bueno... no se que es exactamente lo que se quiere probar acá.

Lo que falló:

El evento se organizó bastante bien, pero quienes estaban a cargo se olvidaron de un detalle importante: averiguar cual era el récord anterior. Pensando que el número de adultos juntos, vestidos de pitufos en un lugar no podía ser mayor a, digamos, 395 croatas --Los cuales aparentemente todos tenían ropa de pitufo a mano-- esperando ansiosamente para entrar en las entrañas de la historia de los récords mundiales sin sentido aparente.


Desafortunada mente para el grupo, 451 estudiantes de la Universidad Warwick rompieron su récord el año anterior, haciendo que su logro sea aun más triste de lo que ya era..

Estoy curioso sobre el momento exacto en que estas personas se dieron cuenta de que habían fallado. ¿Fue poco después de que tiraran sus pequeños y simpáticos gorritos en el aire, alegres y festejando lo que pensaban era una victoria para toda la nación de Croacia? ¿O Guinness les informo desde el principio y decidieron seguir adelante, capturando el significado de lo que los pitufos representan? De cualquier modo, este intento fue una montaña rusa de emociones de principio a fin.


Lección aprendida:

Cuando trates romper un récord mundial, probablemente valga la pena gastar tu tiempo para verificar el récord actual. También, cientos de personas vestidas de pitufos es jodidamente espeluznante en formas que no podemos comprender completamente.



#4 Caída libre


Objetivo:

Caer en caída libre a 34 kilómetros sobre a superficie de la tierra, rompiendo la barrera del sonido en el proceso. También, probar que algunos récords Guinness son bastante geniales.

Lo que falló:

Un globo que era parte del mecanismo diseñado para llevar al aspirante Michel Fournier al aire, se desato de su cápsula mientras estaba siendo inflado y se fue por el aire. No hay problema, solo hay que conseguir otro globo ¿Cierto? Oh... esperen... Cuesta 500.000 dolares.


Fournier habló en una conferencia de prensa después del intento, diciendo: "Esto es la primer vez que algo así sucede." Mientras demuestra su habilidad para hacer juegos de palabras en medio de situaciones estresantes, Fournier también le asegura al publico que es solo un simple problema mecánico que le evita levantarse del suelo. Al menos la idea era buena, y no es como si estuviera malgastando todo su dinero ¿verdad?

Esperen, ¿mencioné que Fournier había intentado romper este récord antes y fallado? Combinando los 2 intentos fallidos, malgasto mas de 20 millones de dolares. A las pelotas, con todo ese dinero al pedo, ¿por que no simplemente comprar los derechos del libro e inventar un récord tan especifico que simplemente él pueda romperlo? "Mayor cantidad de dinero utilizado para intentar entrar en los récords Guinness" suena bien.


Lección aprendida:

Existe un punto en la vida en el que debes rendirte y aceptar que hay cosas que no están a tu alcance. Intenta que ese punto sea antes de que hayas invertido 20 millones de dolares.


#3 Ayuno



Objetivo:

Demostrar que Ghandi era un marica que pudo haber aguantado mucho más.

Lo que falló:

Agasi Vartanyan, el ruso, haciendo el intento, olvido un paso clave: avisarle a Guinness que él estaba haciendo el intento. Para poder entrar al libro de los récords, debes informar a Guinness de que vas a intentarlo, luego ellos deciden o no si lo aprueban. Vartanyan, en cambio, decidió que sería mejor si simplemente se sentaba en un cubo gigante de plástico por 50 días y después se ocupaba del tedioso papeleo una vez que hubiera terminado.


Incluso, insultó a los reporteros que se reunieron a su alrededor para verlo salir por no proveer suficiente publicidad de su intento de récord. No estoy seguro, pero puede tener que ver con el hecho de que técnicamente nunca existió tal intento.


Oh, aún hay más. Incluso si hubiera llenado todo el papelo apropiadamente y su intento hubiera sido legitimo para Guinness, hubiera fracasado ya que el libro marca que el récord del mayor tiempo de ayuno es de 94 días.

Lección aprendida:

Que quizás fui demasiado duro con los pitufos croatas hace un momento.



#2 Dominó


Objetivo:

Poner 4.000.000 fichas de domino juntas y luego derribarlas, cada una representando segundos de valioso tiempo malgastado que nunca recuperaras.

Lo que falló:

Cuatro millones de dominos requieren un edificio muy grande, en este caso un centro de convención Holandés. Como en cualquier edificio enorme, es posible que de vez en cuando entre un animal. Oh si, ya sabes a donde estoy yendo.

Una gorrión voló en dentro del edificio mientras se ponían las fichas en su lugar. Aunque no derribó todas las fichas, si tiró 23.000 de ellas. Lo que el pobre gorrión no sabía, es que los voluntarios para parar fichitas de domino, un grupo por lo general pasivo y sumiso, se enojan fácilmente cuando su duro trabajo es derribado prematuramente. Los voluntarios, acorralaron el pájaro y le dispararon, probablemente derribando incontables fichas durante su rabia ciega.


En serio, no jodas con esta gente.

Su brutal justicia por mano propia rápidamente les dio por taras cuando aprendieron que si hay algo que los holandeses aman más que tirar fichas de domino, son los pajaros tiernos. Grupos defensores de los derechos de animales empezaron una investigación, se creo un website como tributo al gorrión, y se ofreció una recompenza a quien lograr causar mas inconvenientes en el intento de romper el récord.

La cadena de televisión que estaba televisando el evento comenzó a recibir amenazas personales, probablemente en forma de fotos de fichas de domino derribadas. Ah, ¿mencione que el pajaro que mataron es una especie en peligro de extinción? Eso como que enojo a la gente también.


Lección aprendida:

Siempre ten en cuenta los impredecibles animales antes de invertir cientas de horas de trabajo en un proyecto que puede ser destruido con un toque gentil. Guinness aprendió una valiosa lección también, optando por cancelar el anuncio de su próximo récord: "mayor cantidad de pajaros en peligro de extinción, asesinado por una muchedumbre enojada".



#1 Viajar por Bares


El objetivo:

Visitar tantos bares como sea posible en una sola noche, consumiendo al menos una birra en cada establecimiento, y mientras pretendes que lo estas haciendo solo por romper algún tipo de récord.

Lo que falló:

Estoy seguro que no necesitas que te explique la cantidad de cosas que pueden salir mal cuando intentas romper un récord así. Lo que probablemente no pienses es exactamente lo que paso en este caso: Guinness decidio invalidar el intento porque el hombre que lo hacia, Larry Olmsted, fue colocado en la lista negra de la organización.

Olmsted había previamente establecido el récord por la mayor distancia recorrida en dos rondas de golf jugadas el mismo día. No contento con simplemente estar en la gloria de los récords Guinness, Olmsted planeo mas intentos. Pero el problema fue, que mientras planeaba esos intentos escribio un libro que relataba al mismo tiempo sus intentos por romper un récord y la historia detras de los récord Guinness. Guinness no se tomo esto con gentileza, denunciando al libro de ser una asociación no autorizada con la compañía. Aparentemente, la historia de los libros Guinness esta llena de secretos oscuros y vergonzosos que el público no debe conocer.


"Ese libro es una vergüenza para la dignidad de todos los que tienen un récord"

Cuando Olmsted aplicó para un nuevo intento de récord descubrió que Guinness lo estaba buscando para tomar medidas legales contra su libro, y que no aceptarían ningún intento de él hasta que el asunto este resuelto. Debo mencionar que Olmsted lo intento de todos modos, no con la intención de romper el récord, sino porque era sábado a la noche.


"Voy a hacer mi propio libro de récords, y yo decido quien entra y quien no"

Lección aprendida:

Que un libro que contiene la información de la mayor cantidad de perros que se casaron de una sola vez y de el juego más rápido de operaciones que se haya jugado es cosa sería y no anda con juegos.


¿Te gustó? ¿Conocés alguna historia parecida a las relatadas? No dudes en comentar ;)

1 comentarios:

José Nicolás

JAJAJAJA muy bueno todos los records, y lo mejor las vergonzosas formas de fallarlos

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu visita!

:);):(:'(:P:DxD8):Ox(:S